True Misogynist // True Detective

9.11.15


La Representación De La Mujer En El Panorama Televisivo Americano Actual
Comunicación Audiovisual - Universidad de Sevilla
Trabajo realizado por: C.G; D.C; y V.M
2015

Según a quién le preguntes, la serie de televisión de la HBO, True Detective es o bien la mejor serie del mundo entero, o bien algo de lo que todo el mundo sigue y sigue hablando (pero que aun así carece de un número elevado de espectadores). Una cosa está clara: la serie tiene un extraño problema con las mujeres que rodean la órbita de los personajes principales (magistralmente interpretados por Woody Harrelson como Marty Hart y un casi exasperantemente bueno Matthew McConaughey como Rust Cohle). 

Son varios los críticos televisivos que hacen referencia al curioso caso de las mujeres en la primera temporada de True Detective. Por un lado tenemos a la crítica de televisión de la revista estadounidense The New Yorker, Emily Nussbaum, que afirmó estar cansada de encontrarse siempre con “el mismo batido podrido en diferentes envases”. Nussbaum critica la representación en el mundo audiovisual de heroicos perfiles masculinos en comparación con los detallados traseros femeninos, motivada por los títulos de crédito de la serie.

Matthew McConaughey (Rust Cohle) y Woody Harrelson (Marty Hart)


Desde la perspectiva de Nussbaum, en el show escasea la complejidad femenina más allá de servir como “esposas, prostitutas e hijas” –ninguna con trama independiente, siempre en torno a la de una figura masculina–. En resumidas cuentas, terreno conocido, nada revolucionario o interesante para los espectadores. Cito: 
[...] si una serie tiene algo inteligente que decir sobre el sexo, adelante. Pero, tras años y años de tragarnos "Boardwalk Empire", "Ray Donovan", "House of Lies", y más y más, me he vuelto quisquillosa, cansada de intentar ser, parafraseando la muy útil frase del novelista Gillian Flyyn, la Chica Guay: un buen deporte donde huele a sandeces de macho dominante. 

Como la mayoría de personajes secundarios de la serie, las mujeres son tan sólo bocetos ocasionalmente desnudos – comparados a los completos cuerpos esbeltos de nuestros detectives. Los mayores crímenes de la serie involucraban brutalidad endémica contra mujeres, por lo que sólo permanecen como víctimas a lo largo de toda la trama.  

Merece la pena dedicar tiempo al problema de las mujeres en True Detective porque en gran parte ese problema está atado al masivo éxito de la serie.  

Con tan sólo ocho cortas semanas en pantalla, True Detective se ganó el título al mejor show de televisión a pesar de su programación extremadamente acelerada. McConaughey y Harrelson han estado espectaculares y sus personajes indelebles. Increíbles. Y después de todo hay muchas otras series con similares hilos argumentales al de True Detective –The Americans, Broadchurch, The Fall, por nombrar algunos- y ninguno de ellos ha recibido la misma atención que True Detective. De la misma forma que ni uno de ellos va sobre mujeres. 

Maureen Ryan (crítica de televisión de The Huffington Post) publicó un artículo recogiendo el número de dramas televisivos para televisión de pago que habían sido creados por mujeres. El resultado fue absolutamente irrisorio. Los dramas televisivos para televisión de pago, la categoría más prestigiosa por excelencia, son creados por hombres y en su gran mayoría sobre hombres, con algunas excepciones, del tipo de Buffy, Battlestar Galactica y Homeland, que confirman la regla. Entre los “mejores dramas de todos los tiempos” encontramos Mad Men, Breaking Bad, The Wire y Los Soprano, todos ellos de hombres, jugando con géneros de narcotráfico, mafiosos y policías masculinos.

Alexandra Daddario (Lisa Tragnetti)


True Detective encaja en el marco de drama televisivo porque también es una serie con multitud de buenos actores, y forma en todo su conjunto una obra muy bien llevada a cabo. Pero al mismo tiempo lleva el tema del machismo demasiado lejos. Sentimos cierto tipo de admiración hacia Walter White o Tony Soprano (hasta hacia Frank Underwood en algunos casos), incluso cuando sabemos que deberíamos sentir asco. True Detective no es una interrogación de la masculinidad sino su celebración, aún más apoyada por la materia de chica blanda que se entromete en el camino (es innegable el hecho de cómo los espectadores de True Detective menospreciaron de forma errónea a Maggie igual que los fans de Breaking Bad denigraron misóginamente a Skyler, aunque en el caso de True Detective, nadie dejó a Maggie nisiquiera tener suficiente protagonismo como para que entorpeciera el camino de Marty o Rust).  

Como los críticos han argumentado alrededor de todo internet, True Detective es o bien brutalmente misógina de forma exaperante (acorde con The New Yorker), o misógina a propósito, y por lo tanto despectiva hacia sus personajes femeninos (Slate). Independientemente de su intención, el creador Nic Pizzolatto y el director Cary Fukunaga hicieron una declaración general respecto al ámbito de la sexualidad femenina, y fue bastante sentencioso. Una mujer buscando sexo está jugando con fuego. En el curso de los ocho capítulos de la serie, vemos gran variedad de encuentros sexuales pero ninguno refleja un momento íntimo realista. En True Detective, una mujer que sucumbe a insinuaciones sexuales (o que busca satisfacción carnal) está pidiendo humillación, rechazo o ruina emocional. Y si en realidad no lo estaba pidiendo, la serie sugiere que no debería haber llevado una falda tan corta.  

True Detective acaba siendo por lo tanto una celebración de la libertad de dos hombres, hombres cuyos defectos, dudas y errores los hacen más heroicos, algo que se ha vuelto integral de la serie y que se está convirtiendo poco a poco en un fenómeno.

Si nos centramos en los (escasos) personajes femeninos, nos topamos con una espectacular y núbil mujer que se lanza directamente al embarazo y se casa con Marty, o una mujer con un trastorno mental que suplica a su propio hermanastro “plantarle flores encima”, dejando ver la uniformemente peculiar relación que tienen las mujeres con las personas del sexo opuesto en True Detective. Incluso Maggie (Michelle Monaghan), quien basándonos en sus interacciones con los detectives Gilbough y Papania, tiene mucha capacidad para retener información, usa el raciocinio deductivo e incluso deja caer el pronunciamiento feminista ocasional que hace referencia a la idiotez de los hombres; cae víctima de la trampa sexual del hombre. Tras haber conseguido la confesión de su infiel marido, Marty empieza a actuar todo el tiempo como si ella le hubiera fastidiado a él. Ha sido desleal, en numerosas ocasiones, está pasándolo mal intentando encauzar de una vez por todas su vida profesional y laboral, y después de todo eso, le exige a Maggie sexo de empatía, para apaciguar las cosas, sometiéndola de nuevo, aceptando que él tiene el poder.

Michelle Monaghan (Maggie Hart)


No sólo eso, sino que tenemos un horrible encuentro entre Maggie y Rust, después de “hacerse ojitos” a lo largo de toda la temporada. Rust, quien parece valorar y apreciar la inteligencia y sofisticación de Maggie, la toma violentamente desde atrás en los siete segundos de sexo más crueles de toda la televisión, probablemente. Fue un momento especialmente desalmado porque a pesar del comportamiento errático y la complacencia a cubrir las indiscreciones de Marty, creemos que Rust es un buen tipo… Hasta que degrada a Maggie, y la acusa de usar su posición para entrometerse entre él y su compañero. Apenas se ha quitado la ropa interior cuando Rust la echa de su apartamento.

La guinda de la tarta se da con la propia hija adolescente de Marty, Audrey (Erin Moriarty) a quien pillan intentando realizar un trío con dos de los menos agraciados adictos del sur de Mason-Dixon. Cuando descubren lo que ha hecho, Marty la golpea y la llama “puta”. La ironía se encuentra en que su hija es precisamente el tipo de mujer con la que él se ha estado acostando.    

A pesar de la gran variedad que encontramos en la vida, sólo hay un tipo de mujer en True Detective: la mujer hinchable (que como la muñeca hinchable, su único propósito es que los hombres se desfoguen sexualmente con ella).

··························

3 comentarios:

  1. Solo un pequeño detalle: En el sexto párrafo se da una lista de series similares y se pone de manifiesto que ninguno de ellos va sobre mujeres, sin embargo uno de ellos (Top Of The Lake) no solo esta centrado en mujeres (Globo de Oro a Moss por su papel incluido), sino que esta creado por una, la nominada al premio Oscar Jane Campion. Es un articulo sobre un tema del que merece la pena hablar mucho y en profundidad, pero también es importante (en mi opinión) reivindicar a las pocas mujeres que si que han conseguido abrirse un hueco a través de la brecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Perdona! lo he corregido, mi compañera la había incluido por la similitud de los hilos argumentales (como dice). Alguna entrada dedicaré seguro a las series en las que se alzan las mujeres (tanto delante como detrás de las cámaras). Muchas gracias por leer :)

      Eliminar
    2. Top of the Lake es genial, una miniserie en la que un campamento autogestionado por mujeres maltratadas o incomprendidas acogen a una niña embarazada y el misterio que la rodea, así como a la detective que investiga el caso. La fotografía es impresionante, dirigida por una mujer, y tremendamente feminista en la diversidad de personajes femeninos, en las situaciones de injusticia que se dan a causa del reforzado patriarcado, y en el desarrollo de la trama principal. Muy compleja y con mucha sensibilidad. Ahí sí que se dan casos de un buen tratamiento de personajes machistas (acabo de leer también el artículo sobre Barney Stinson), ya que es un punto de vista femenino y luchador, no un punto de vista que sale desde el patriarcado, sino que le mira desde fuera.

      Eliminar